CRONICA Y FOTOS DE LA SEGUNDA CORRIDA DE LA FERIA DEL SOL 2018

SEGUNDA CORRIDA – IXXL FERIA DEL SOL 2018

Nazaré, toreo de altos quilates

Tarde entretenida la ofrecida ayer por parte de los toros del hierro de Los Ramírez, el cual cuatro de sus ejemplares se dejaron hacer fiesta, lo que pudo ofrecer un triunfo más abultado a la terna de espadas actuantes. *** El sevillano Antonio Nazaré saldría en hombros, mientras que Vanegas pechó con un lote difícil, cortando una oreja de supremo valor, ante el dramatismo con la que se desenvolvió actuación. *** Serna dejaría destellos a destacar que no fueron rematados con el acero.

 

RDV VANEGAS 1.3

 

La corrida prometía emociones. Los toros de Ricardo Ramírez, aun cuando su trapío baja muchos listones, bien es cierto que el grado de nobleza en sus embestidas es sinónimo de garantía de triunfo. Y ayer, lo hubo hasta en cuatro de los escurridos pupilos que cría en las proximidades de Las Porqueras. Del lote desdijo un quinto ejemplar con el hierro de la divisa “cachapeado” que en nada se pareció en trapío ni en condiciones durante la lidia a sus hermanos, lo que debió llamar atención a nuestras catedráticas autoridades de plaza, que se hicieron los “policía de Valera” con este gazapo.

La tarde arrancó entonada con la faena de Nazaré al jabonero que abrió plaza, animal generoso al que cuidaron en varas para en la muleta el de Dos Hermanas llevarle al aire y son que pedía el animal, siempre a media alturita, templándole y llevándole a la velocidad que requería el astado. Por la diestra así como la zurda se vieron series de gran eco en los tendidos lo que unido a los detalles torerísimos en entradas y salidas de series, hicieron de esta un presagio que se apaciguó tras la estocada trasera y tendida que recetó.

Pero lo cumbre vino con el nobilísimo y anovillado «Canelo» el cual le sangraron con minúsculo cuidado en varas, una maquinita de embestir, en especial por el lado derecho donde Nazaré se jactó de pasárselo templadamente, y con garbo, incluso abusando de cercanías, lo que hizo en una serie donde por espaldinas hizo explotar de júbilo la plaza. El toreo por naturales tuvo su miga, en series cortas y bien condimentadas con ese salero sevillano que tanto gusta, para epilogar por ajustadas bernardinas, antes de solicitar irresponsablemente el indulto del animal, cambiando hasta en tres ocasiones de espadas, vaya a saber con qué solapada intención. Lo cierto es que Usía mantuvo firme su criterio, yéndose tras la espada de certero volapié en todo lo alto para de los presentes solicita el par de orejas que certeramente se premió dichos trasteo y vuelta al ruedo al destacado astado.

Vaya tarde complicada la que tuvo el venezolano Manolo Vanegas, de las tardes que se recuerden en esta plaza donde se haya pasado más miedo ante un toro como fue ese quinto de la función, un toro totalmente diferente en hechuras al resto de los lidiados, luciendo un raro manchón en el hierro. Cosas raras que solo en esta plaza pueden suceder. Con ello Vanegas apechugó desde salida a no irse de vacío de esta plaza, en larga cambiadas cerrado en tablas, para luego propinar fuerte castigo en varas, hasta tres puyazos a cargo de Nahir Zambrano, con tumbo incluido. En la muleta vendría el toma y daca, el recital de “testiculina” que hubo de echar pie Manolo al ver pasar cada vez más ceñidas una embestidas que constantemente le median terrenos y colocación, siempre pegando un “tornillazo” en el embroque, avisándole hasta en tres ocasiones, toreando por la diestra con una verdad poco vista en torero tan novel, cargando la suerte en cada muletazo, hasta echárselo a los lomos, de forma dramática, segundos eternos en las astas, quedando grogui en brazos de las asistencias. Mayor drama imposible. Repuesto del trance, volvería a la cara, para rematar labor de estocada entera, trasera y desprendida, para doblar y premiársele con una de las orejas más merecidas y caracas que se recuerden en esta plaza. La ovación en la vuelta al ruedo, atronadora por donde pasaba, hizo tras esta que pasara inmediatamente al hule, donde reventado, quedaría en manos de los galenos de plaza.

Su primera labor también tendría su interés, sobre todo en el sabroso saludo con el percal, en verónicas y chicuelinas voladas en los medios. El quite por caleserinas y tafalleras colocaría mayor variedad al repertorio capotero. Con la pañosa, firmeza de terrenos y seguridad en cada serie de muletazos las evidencias por el espada de Seboruco, apretándole hacia los adentros el astado, sin un ápice de corrección en la colocación el torero, Dos viajes con el acero toricida, mandaron a la mulillas la res.

Por su parte Rafael Serna ha dejado una agradable tarjeta de presentación. Suavidad y serenidad las que dejaron evidente el trazo de sus muletazos ante el tercero, faena con aditamentos de torería y gracia propios de torero rodado. Faena esta por cierto donde entraría en calor los presentes a partir de una segunda tanda que hizo crujir los cimientos de la plaza, por su empaque. Una pena que el pinchazo antes de la estocada fulminante dejara todo en palmas, las mismas que no pudo alcanzar en el que cerró plaza, astado el cual su desconcertante comportamiento y rajada condición tras el inicio de muleta, hicieron inútil su esfuerzo.

Aviso de Responsabilidad

La Fundación Cultural Girón no se hace responsable por ninguna de las informaciones, opiniones o artículos publicados por nuestros colaboradores, ni por los conceptos vertidos en ellos por nuestros usuarios.

Publicidad

Defensa de la Fiesta
Asociación Internacional de Tauromaquia

Contador de Visitas

Hoy
Ayer
Está Semana
Semana Pasada
Este Mes
Mes Pasado
Todos los Días
60
1880
8840
8054
33676
51926
1926797

Predicción para Hoy
768

5.43%
2.15%
1.43%
0.40%
0.04%
90.55%

Tú IP:54.163.53.153