Opinan los Aficionados: Mis impresiones sobre la FISS 2014

 

Termina el periplo taurino tachirense y regresamos a casa con buen sabor de boca, con el gusto de ver la plaza llena, alegre y colorida, de una u otra forma y en medio de la improvisación y el desorden al que nos hemos venido acostumbrando en el país, se sentía ambiente de feria grande, de expectativa por ver toros de verdad, verdad.

La mayor expectativa giraba en torno al morbo que produce una corrida de Miura, con su fama, con su historia y se dio como lo habíamos imaginado: una corrida dura, difícil, donde se aprende mucho más que en las corridas toreristas, por primera vez en mucho tiempo, en la plaza se respiraba una sensación de peligro real, con cada toro se sentía que algo grave podía ocurrir. Pudimos ver toros bravos, con genio, complicados, bien armados. Toros que requieren una lidia distinta, menos vistosa y de esas que no llegan a las graderías más altas, y sin embargo, la gente disfrutó la corrida, parece que algo de esto entendió el publico y también tuvimos la fortuna, que a mitad de corrida y por cosas del destino, salió por la puerta de toriles, el toro mejor presentado de Torrestrella, y con la movilidad de la que adolecieron sus hermanos del día jueves, aquel sobrero que no quisieron torear los alternantes del 1er cartel, se convirtió en el toro de la feria y le proporcionó Cesar Vanegas, uno de los mayores éxitos de su carrera.

Los Torrestrella mostraron más o menos lo mismo que podemos apreciar en el ganado local, pero con más peso y trapío, a esos toros con más días de descanso, los habríamos visto mucho mejor, ya que en su mayoría, acusaron el largo viaje y quedaron sin gas al comienzo de la lidia. Los colombianos no dieron el juego esperado, en especial los de Ernesto Gutiérrez, encierro muy terciado y deslucido, que nos hizo extrañar un buen encierro de Hugo Domingo para rematar la feria y agradecerle al Licenciado sus buenos oficios en pro del desarrollo de la feria tachirense a lo largo de la historia.

Pasando de los toros a los toreros, hay mucho que comentar pero no tanto que resaltar. Hay un TORERO, un Maestro por encima de todos los que vimos y ese es Manzanares, clase aparte, un toreo lleno de arte, de profesionalismo, de calidad, temple, mando, dominio de escena, un maestro que nos brindó una actuación sublime, una faena de ensueño, sin florituras ni adornos para la galería, su faena fue una pintura, absolutamente por encima de su enemigo y de sus colegas. Si no falla con la espada, creo que aun lo estaríamos aplaudiendo en la plaza.

Destacaron Fandiño y Galvan por los extranjeros, el primero por arte y el segundo por los terrenos que pisa; y por los del Patio Castañeda y Vanegas. Vanegas por su entrega y valor y Castañeda por sus buenas maneras. Robleño y Castaño nos enseñaron como se lidian corridas duras y lo difícil que es destacarse en éstas. A El Fandi, lo vimos voluntarioso y colaborador como siempre, pero cada vez más alejado de mis gustos y preferencias.

Los merideños quedamos muy mal representados con Orellana, exigiendo a la Comisión Taurina una absurda oreja por una pésima actuación y con Leonardo Rivera siendo superado, en todo momento por un novillo que nos dejó ver el mal momento que atraviesa el paisano. Esperemos que entrenen mucho y se preparen de verdad para afrontar el gran compromiso que tienen firmado en la Feria del Sol.

En resumen, la feria fue variada, alegre y divertida, vimos un poco de todo, faltaron estocadas cruciales para cortar orejas importantes, faltaron toros venezolanos y sobraron novillos colombianos. Vimos una de las mejores actuaciones de J.L. Rodríguez pero con tres avisos, la empresa con algunas fallas organizativas, nos metió gato por liebre con el Rejoneador sustituto del gran Leonardo Hernández y la nueva Comisión Taurina, luego de una actuación discreta, le acepta la pataleta a Orellana y en la misma tarde se equivocan con el orden de los toros en los chiqueros.

Comprobamos que cantidad no es igual a calidad en cuanto a seguridad y organización. Muchos efectivos de orden público conversando en cada esquina, pero sin poner orden en el caos vial. La entrada principal al estacionamiento (de cinco canales) obstruida por una tarima para eventos, mientras los aficionados teníamos que pelearnos para entrar por una de las salidas del estacionamiento que habilitaron (de solo dos canales). Millones de bolívares desperdiciados en pólvora, mientras dentro del coso aun veíamos toros en el ruedo en medio de un estruendo infernal y muchos otros detalles organizativos, que si se estudian mejor, pudieran facilitar el disfrute y comodidad de todos. En conclusión, siempre se puede mejorar y olé. ¡Feria es Feria!

 

Acacio Sandia Scheuren
@ajsandia
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

Aviso de Responsabilidad

La Fundación Cultural Girón no se hace responsable por ninguna de las informaciones, opiniones o artículos publicados por nuestros colaboradores, ni por los conceptos vertidos en ellos por nuestros usuarios.

Publicidad

Defensa de la Fiesta
Asociación Internacional de Tauromaquia

Contador de Visitas

Hoy
Ayer
Está Semana
Semana Pasada
Este Mes
Mes Pasado
Todos los Días
295
202
363
1568
3463
9324
1982730

Predicción para Hoy
1584

5.48%
2.22%
1.42%
0.40%
0.05%
90.44%

Tú IP:54.198.104.202