Opina el aficionado: Mis impresiones de la Feria del Sol 2015

 

"Los toros son un espectáculo de masas que las masas desvirtúan con su ignorancia".
"Una feria sin toros es como un bufete sin vinos".
"Si no hay suerte de matar, la corrida es un desfile de trajes y el drama se convierte en ópera cómica".

 


Termina la feria merideña, mi feria, a la que asisto religiosamente desde que tengo uso de razón y hoy como nunca, me queda un amargo sabor y una honda preocupación por el futuro de la fiesta brava en el país y en especial por la calidad de la feria en la ciudad de mis amores.

Mi impresión general al terminar ciclo ferial, es que asistimos a cinco novilladas (quizás no tanto Campolargo) y una sola corrida de TOROS, sin contar el fraude que representaba la corrida nocturna, a la cual no asistí por falta de interés y cansancio por un cartel malo desde el inicio y rebajado a festival de pueblo luego de la deserción del ex de Rudy.

Sin toro, la fiesta brava no genera la emoción necesaria por más “figuras” del toreo que participen y si además a esas figuras se les regalan indultos y trofeos para complacer a un público cada vez más desentendido, la desilusión es doble o triple si le añadimos el descaro del “retoque estético” al animal para hacerlo aún más vulnerable.

Afortunadamente, fui de los pocos que mostró interés en asistir a la última y única corrida seria del carnaval, de no ser así, mi desilusión sería mucho mayor, esa corrida, esos toros de Echenagucia y de Ramírez Avendaño, ese maestro que mostró ser Javier Castaño, esa alegría seria pero desbordada del joven Esaú y esas ansias de triunfo de Rivera y Guillen, salvaron mi impresión general de la feria, ese día realmente salimos de la plaza con ganas de hablar más de toros y menos de la actuación del palco presidencial.

Este año, después de la lamentable cancelación de los cartelazos anunciados en 2014, asistimos con aceptada resignación, para apoyar los mejores carteles que se podían conformar dadas las actuales dificultades económicas del país, vinieron Morante y Talavante, los interesantísimos mexicanos Saldívar, con su quietud y J.P. Sánchez, quien nos enseñó a todos como se mata un toro bravo, causaron en mí una grata impresión y me dejaron con ganas de verlos ante mejor ganado.

Presenciamos igualmente, una muy buena representación de toreros locales y nuevos o futuros maestros como Castaño o Esaú. En fin, sin demasiados lujos, con el material humano había tela para cortar; lo triste fue que la contraparte animal, en general, no estuvo a la altura de una feria de primera, por varias razones, pero, principalmente porque los ganaderos han entendido que no es necesario demasiado esfuerzo para triunfar en Mérida, que año tras año reduce su nivel de exigencia.

Aquellos temores, con los que regresamos de San Cristóbal, por el deterioro de la cabaña brava nacional se confirmaron en la Feria del Sol, es urgente una renovación de nuestro ganado de lidia, los pupilos de Hugo Domingo, que tantas tardes de gloria han alanzado, cada día presentan más dificultades, terciados, anovillados, sin poder, ni recorrido.

El trapío, quedó demostrado, no se toma en cuenta a la hora de juzgar si un toro tiene valía o no; en definitiva, terminamos viendo encierros terciados, flojos, con escasa bravura y poca nobleza.

No quiero juzgar con esto a los ganaderos nacionales, pues me consta que hacen de tripas corazón para sobrevivir a la actual crisis venezolana, pero es un punto de atención.

Quien lea las estadísticas de esta feria sin haberla vivido, pensará que fue para echar cohetes a diario, pero la realidad, para los aficionados, o por lo menos para mí, es otra.

CUATRO, léase bien, cuatro indultos, en mi opinión discutibles todos, pero fundamentalmente, indultos otorgados en extrañas circunstancias, después de que el “matador” y el ganadero prácticamente regañaran a la “autoridad” si no los concedía y un palco presidencial desbordante en pañuelos blancos y naranjas.

Para distinguir la bravura y nobleza de un toro de casta, existen en el reglamento (artículo 168), tres homenajes, dos de ellos olvidados por el público merideño, tales como, el arrastre lento, la vuelta al ruedo y en muy escasas ocasiones, cuando el animal muestra unas EXTRAORDINARIAS virtudes, de trapío, bravura y nobleza, (artículo 169, numeral 1), se le puede conceder el indulto, lo cual es el máximo honor para un toro y su ganadería,

NO para el matador de turno. Parece que la idea general del espectador, cada día menos enterado de los detalles íntimos de la fiesta, considera el perdón de la vida al toro como el máximo honor al hombre y no al animal. Lo más triste es que toreros, ganaderos, empresarios y autoridades, pretenden con sus actos demostrar que esto es así.

La muerte del toro en el ruedo, es la suerte suprema, la base y el fin de la fiesta, lo que le da sentido al ritual del toreo y el momento cumbre del drama entre la vida y la muerte en la arena.

Al suprimir de manera vana y superficial esta suerte, se ataca la esencia misma de la tauromaquia, se acaba la magia, se pierde el encanto y si por añadidura, si se presenta el REY en mermadas condiciones, el derrumbe del arte es total e irreversible, estos actos tristes y mal entendidos, en lugar de beneficiar la fiesta la condenan a una muerte lenta y silenciosa, convirtiendo el arte en un circo para alegrar al pueblo sin enriquecer el alma.

Después de lo visto en este ciclo, parece imposible, por lo menos con esta CTM, que un Matador de Toros corte un rabo a ley en nuestra plaza, como lo debió haber cortado Javier Castaño ante el bravo Viudo Alegre de la Cruz de Hierro.

Parece que cada vez que sale por la puerta de toriles un animal con algo de recorrido y trasmisión (ya ni siquiera parece necesario probarlo en varas), será indultado.

Ya quisiéramos muchos, que algún día indulten a uno de estos “toritos” y al matador no se le conceda trofeo alguno, para ver si van a salir de “alzados” pre-disponiendo al público contra quien debe decidir. Igualmente, se nos está olvidado que existen meritorias faenas de una sola oreja, aunque el torero logre matar a su enemigo al primer viaje.

El público merece respeto, pero también debe ser educado en el hermoso arte taurino, es cierto aquello que dicen que los verdaderos aficionados son minoría en la plaza, pero si los que por lo menos, entendemos algo de lo que pasa en el ruedo no transmitimos esas ideas a quien no las conoce y si quien preside el festejo no muestra con autoridad y didáctica las cosas como son, día a día, se perderán nuestros valores taurinos y desaparecerá irremediablemente la fiesta brava.

Los toreros, a pesar de todo lo anterior, mostraron lo que traían, Morante me dejó cincelado en el recuerdo cuatro verónicas de antología y un magistral uso de su prodigiosa muñeca, en la interesante lidia de su segundo del sábado, poquito pero hermoso. Talavante siempre responde al llamado, toreo fino, cercano y limpio.

Los del patio, con excepción de Benítez, sobrepasaron las expectativas, Valencia y Castañeda bastante bien, con algunos detalles técnicos por corregir pero mucho futuro por delante, El Califa muy cuajado y un Orellana inmenso como no lo habíamos visto en mucho tiempo, valor, entrega y arte, demostrando que cuando quiere puede. Ojalá entiendan estos muchachos que la gloria se alcanza cumpliendo a cabalidad con la suerte suprema y no pataleando por un falso triunfo vía “indultitis”.

En otro orden de ideas, la plaza, como lo venimos reclamando en ferias anteriores, necesita una renovación profunda, no es suficiente, con una pinturita y ya.

Las gradas están en el dolor, la iluminación tanto del ruedo como de los espacios públicos es pésima, los pocos estacionamientos son una vergüenza nacional, el “mamotreto” de gimnasio parece un monstro de mil cabezas acechando la cultura y buen gusto merideño y roba los pocos espacios disponibles circundantes al coso taurino.

La falta de amor por la maravilla arquitectónica de años pasados se hunde en la miseria y el olvido hasta la próxima capa de pintura del carnaval siguiente.

Sin ánimos de ofender ni polemizar con nadie, siento que es necesario renovar, renovar de verdad, nuestra feria debe dar un vuelco, debe renacer de sus cenizas, los miembros de la CTM, a los cuales respeto y admiro mucho por su labor fuera del palco, deben hacer un acto de reflexión y analizar las múltiples fallas que se evidenciaron este año y enmendar los viejos vicios que se vienen arrastrando, tal vez sin querer ver, o sin que nadie se los diga.

COREALSA o como hayan inventado llamarla ahora, debería dejar a un lado la politiquería y meterle amor, amor sincero a nuestra plaza, a nuestra feria y promover un verdadero proyecto de renovación, de embellecimiento y de puesta en valor de la plaza y sus alrededores, sin excentricidades ni planes irrealizables para engrandecer nuestra preciosa Monumental Román Eduardo Sandia.

Los que sentimos esta feria y la fiesta brava como parte de nuestro ADN, estamos en la obligación de colaborar en su defensa, en defensa del arte y del toro.

Debemos decir lo que sentimos, recalcar los errores a quienes los cometen y aplaudir los esfuerzos de algunos, cada vez menos, de preservar y engrandecer nuestra Feria del Sol.

Ojala no sea todo esto letra muerta (o indultada que es igual)

 


Acacio Sandia Scheuren
0414-0800510
@ajsandia

 

 

Aviso de Responsabilidad

La Fundación Cultural Girón no se hace responsable por ninguna de las informaciones, opiniones o artículos publicados por nuestros colaboradores, ni por los conceptos vertidos en ellos por nuestros usuarios.

Publicidad

Defensa de la Fiesta
Asociación Internacional de Tauromaquia

Contador de Visitas

Hoy
Ayer
Está Semana
Semana Pasada
Este Mes
Mes Pasado
Todos los Días
112
270
1133
1568
4233
9324
1983500

Predicción para Hoy
288

5.48%
2.22%
1.41%
0.40%
0.05%
90.44%

Tú IP:54.198.104.202