Promoción y estímulo al Aficionado Taurino

 

 

Los aficionados taurinos constituimos un sector vital para el sustento y devenir de la fiesta brava, porque somos las personas que aportamos para su conservación como espectáculo tradicional y cultural. Si no hay ingresos por taquilla, difícilmente se podrá mantener y acrecentar, a menos que haya patrocinantes que cubran la totalidad de los costos. Siendo así, tampoco hay futuro. Se dudaría de los fines y propósitos de quien atiende los gastos, porque, a lo largo de nuestras vidas, hemos sabido que todo festejo implica una erogación de nuestros bolsillos y que con unos u otros carteles los precios varían.

Este sector de los aficionados tiene características especiales. Se trata de personas consustanciadas con la fiesta que llegamos a sumar muchos años. Dura más un aficionado en actividad que un torero, ganadero, empresario o un empleado, además de que solemos recorrer ciudades y países. Hay buenos, mejores y superiores aficionados. No los hay malos, porque todos siempre pagamos. Claro, algunos lo son tanto, que guardan tesoros coleccionables en sus casas, desde las mismísimas boletas, autógrafos, carteles, libros, revistas, fotos, trastos de torear, etc.

Hace años, el centro de agrupamiento estaba constituido por las penas, concebidas de distintas maneras y denominadas de formas distintas como centros, clubes, agrupaciones o círculos. En países de poca taurinidad también se agrupan los amantes de la fiesta, como en los Estados Unidos de América, donde son conocidos los clubes taurinos de ciudades como Chicago y Nueva York, al igual que en Italia con el club de Turín.

En Venezuela hemos concebido un modelo de organización distinto, enfocado hacia la vertiente cultural con énfasis en la formación de los aficionados, mediante la organización de congresos, coloquios y reuniones, al igual que utilizando la Cátedra Libre “César Girón” de la Universidad Bicentenaria de Aragua. De eso se trata la Fundación Cultural Girón, una estructura distinta, sin fines de lucro, para apoyar la defensa del aficionado y aupar su formación y crecimiento intelectual.

Si el aficionado es la base y no está organizado. En nuestra institución tenemos la disposición y apertura necesarias para recibirlos a todos y direccionarlos en sus afanes para lograr mejoras en nuestra fiesta brava nacional, partiendo del hecho cierto de que nos duele la suerte que pueda correr nuestra tauromaquia y de que preferimos ver nuestro mayor número anual de corridas dentro del territorio venezolano.

En procura de alentar y estimular a los aficionados, hemos venido promoviendo la organización de festivales en Maracay y Valencia, donde miembros de nuestra organización e independientes (en este caso de la Asociación de Aficionados Prácticos del Estado Aragua) han disfrutado de la lidia de novillos, desplegando su arte y valentía, e imitando ilusionadamente a sus figuras del toreo, en medio de resultados muy gratos.

Ahora nos proponemos llevar el festejo con aficionados prácticos a Tovar y Maracaibo, con el agregado de un evento temático para dialogar sobre variados aspectos taurinos, en los cuales incentivamos la intervención de conferencistas y panelistas locales, con libre acceso y con la posibilidad de formular preguntas o hacer recomendaciones.

Como aficionados debemos mejorar nuestros conocimientos. Es una responsabilidad individual o personal, pero, en ausencia de autoridades que lo faciliten (y las comisiones taurinas municipales deberían hacerlo) nos ocupamos como Fundación de hacerlo, sabiendo que el futuro de la fiesta brava descansa en los que se retratan en taquilla, que cada día debemos ser más fieles, más enamorados y más comprometidos.

Los festivales de Maracay y Valencia mostraron diestros de cada patio. Y en los graderíos se apreciaban con facilidad sus familiares, amigos y relacionados, incluyendo menores. Esto es un incentivo importante porque cada lidiador torna en un mejor aficionado, de mayor comprensión del hecho artístico y de avance hacia el dominio de la técnica, mientras que en su familia se van forjando nuevos aficionados, especialmente dentro del público menor, que es el segmento donde debemos incidir con mayor interés para lograr que surjan nuevas generaciones.

De esta manera, creemos que estamos incentivando y promoviendo el sostén y base de la fiesta brava, sin fines de lucro y con la seguridad de que entendemos nuestra responsabilidad institucional.


Caracas, 27 de junio de 2015

 

 

Aviso de Responsabilidad

La Fundación Cultural Girón no se hace responsable por ninguna de las informaciones, opiniones o artículos publicados por nuestros colaboradores, ni por los conceptos vertidos en ellos por nuestros usuarios.

Publicidad

Defensa de la Fiesta
Asociación Internacional de Tauromaquia

Contador de Visitas

Hoy
Ayer
Está Semana
Semana Pasada
Este Mes
Mes Pasado
Todos los Días
103
234
653
1979
4491
4262
1968022

Predicción para Hoy
216

5.41%
2.18%
1.42%
0.40%
0.05%
90.54%

Tú IP:23.20.7.34