Hoy se cumplen siete décadas del inicio de la leyenda de Manolete

18Sept.png

Lomelín triunfador de la Feria de Tovar 2017

Premiación de la edición 174ª en honor a la Virgen de Regla

Lomelín triunfador de la Feria de Tovar 2017

 

IMG_5797.JPG

 

Ha sido una feria complicada por todos los elementos que la embargaron desde su confección hasta si desarrollo. Pero se llevó a cabo y marcó el precedente para que la afición venezolana vuelva a retomar el sendero que le motive ir a las plazas de toros en momentos tan difíciles como los que estamos atravesando.

Así ha sido la edición 2017 de la Feria de Tovar en su apartado taurino, el cual el pasado domingo dio carpetazo, con la escenificación de dos corridas de toros y una novillada. Para tal efecto el balance económico para la empresa taurina no fue del todo halagador si vemos el balance artístico, donde se apreció numerosas opciones de triunfo a los distintos espadas que hicieron el paseíllo por el ruedo de El Coliseo El Llano.

Siete orejas fueron las que se cortaron en los tres festejos programados, además del indulto de un novillo de Campolargo («Montouro» N° 165 de 352 kg) lidiado por el joven novillero tovareño Cleiderman Méndez “El Moro”. La demás lista de premiados considerada por la Comisión Taurina Municipal fue la siguiente: Triunfador: Antonio Lomelín; Mejor Ganadería: Juan Campolargo; Mejor Novillero: Cleiderman Méndez; Mejor Picador: René Quintana; Mejor Subalterno: Fabián Ramírez; Mejor Banderillero: Ramón Contreras.

Por otra parte, llamó poderosamente la atención el comunicado del joven novillero Reimer Arellano dio a conocer a los medios, quien se lanzó de espontaneo en la novillada de feria, tras verse excluido de esta, tras haber triunfado el año pasado. «Mi acto no fue en contra de mi compañero Gabriel Vivas -quien correspondía la lidia del utrero que abrió plaza-, lo hice por la injusticia cometida por la empresa de turno, toda vez que me habían prometido mi inclusión en la novillada. Luego me dijeron que estaría incluido si pagaba el novillo, un monto aproximado de 300$. Si me colocaban en la misma era por méritos propios obtenidos en el ruedo, de allí mi impotencia el que tras prepararme todo estos meses no sea tomado en cuenta en mi propio pueblo».

Así culmina la parte taurina de una cita que mantiene su tradición, por encima de gustos y criterios que este año, se autoexcluyeron de los escaños de una plaza de gran importancia para el devenir de lo que llamamos fiesta brava venezolana.

Antonio Lomelín a hombros, en tarde insípida de emociones

Primera corrida de la Feria de Tovar 2017

Antonio Lomelín a hombros, en tarde insípida de emociones

RDV-LOMELIN_1.JPG

 

Tarde de toros, la primera corrida del serial tovareño, in extremis salvada por la entregada actuación del diestro mexicano Antonio Lomelín, así como momentos de detalles en el astado que cerró plaza por parte del espada tachirense Ángel Ramos, los que tuvieron lugar ayer, festejo condicionado por el escaso juego ofrecido por los astados valencianos de Tarapío, faltos de remate en su trapío por demás, lo que a la postre dio pie al escaso contenido artístico de la función. Remató lote un anovillado ejemplar de Campolargo, noblote que a la postre buscó querencia. 

Dilatado prologo el que tuvo lugar, donde poco más de tres cuartos de hora retrasaron el paseíllo de las cuadrillas. No en vano el reconocimiento a Don German Rosales en los medios del ruedo tuvo el unánime consentimiento de los presentes.

RDV-RAMOS_1.JPG 

El valenciano Eduardo Valenzuela pecharía con un lote a contraestilo, como lo fue el que abrió plaza, ejemplar mansurrón que poco hizo por las telas ofrecidas por el veterano diestro, quien echó mano de recursos técnicos ante las descastadas embestidas del burel. Fue silenciado. Similar papeleta se observó ante el cuarto, escurrido ejemplar al que igualmente el deslavazado comportamiento del morlaco posterior al castigo en varas. Como en el primero de la tarde, se dilató con el acero, siendo nuevamente silenciado tras aviso. 

El triunfador la tarde por un trasteo más emotivo que artístico ante el astado más potable del envío de la familia Branger como fue «Larangero» de escasos 358 kilos, multado al momento de su arribo a la plaza y que debió quedarse en la finca. Le fue endulzando en la muleta el espigado torero azteca, haciendo gala del temple, distancia y variedad de repertorio para meter en in

RDV-LOMELIN_3.JPG

terés los hasta momentos aburridos presentes. Se dilató más de la cuenta buscando el vergonzoso indulto del novillito, incluso escuchando un recado presidencial antes de perfilarse, para tras espadazo contrario, ser premiado con las dos orejas, la segunda de estas generosa para muchísimos entendidos. 

Con su primero poco pudo hacer, ante las descompuestas y aquerenciadas embestidas del bicorne, para ser silenciado. Lo más importante el buen par del joven banderillero tovareño Ra

món Contreras, quien estaba presentando su examen para su ingreso definitivo como banderillero profesional en las filas del veterano subalterno Gerson Guerrero. 

Las ilusiones del joven espada tachirense Ángel Ramos por poco se coronan en triunfo por lo menos de una oreja si no es por el fallo con la espada ante el que cerró plaza, ejemplar anovillado de Campolargo el cual supo entender ofreciéndole variedad de terrenos y pases por ambas manos con la muleta. Previamente había dejado tres pares de banderillas de exposición. Falló con la espada al igual como sucedió ante el tercero, donde poco o escasamente hubo de resaltar en dicho trasteo.

 

Ayer en la novillada de la Feria de Tovar 2017

Ayer en la novillada de la Feria de Tovar 2017

Méndez se encuentra a un gran «Montouro» de Campolargo

 

RDV-PAREDES_1.JPG

 

Un gran lote de utreros del hierro de Campolargo, fue el que se despachó ayer en el marco de la novillada de apertura de la Feria de Tovar 2017. Poco más de 1500 personas presenciaron el destacado juego que los cinco astados yaracuyanos han ofrecido a los espadas actuantes, quienes han contado con opciones claras de lucimiento, dejando ver deseos de triunfos y cualidades para el mismo, donde las mieles del éxito recayeron en las manos de los jóvenes coletas Cleiderman Méndez y Andrey Paredes, el primero saliendo en hombros tras el indulto de su respectivo astado.

Noche calurosa la registrada en el Coliseo El Llano, donde los pupilos de Don Juan Campolargo han dejado en distinto grado, claras opciones al lucimiento. Así lo fue el que abrió plaza, el cual correspondió al espada local Gabriel Vivas, quien se le vio acelerado y tosco en los remates y cites con los engaños. Pesó la falta de oficio, ante un ejemplar noble, pero limitado de fuerzas, por lo que tras fallar con el acero, dio vuelta al ruedo, actuación en la que incluso saltó de espontaneo el joven novillero local Reymer Arellano, reivindicando su puesto que debió contar para él tras triunfar en este mismo ruedo el año pasado.

Grandes maneras y condiciones demostró el tachirense Julián Vanegas, de la familia torera de los Vanegas de Seboruco. En capote, banderillas y muleta lució solvente el mencionado diestro ante un novillo de evidente claridad en su embestida. Una pena que la espada emborronara su actuación que saldó con una merecida vuelta al ruedo y similar premio a los despojos del destacado «Emir» de 358 kilos.

Los mejores muletazos de la noche vinieron de la mano del novillero tachirense Yonathan Ortega, alumno del maestro “El Porteño”, dejando ramalazos de buena técnica y escuela, que se diluyeron en el fallo con el acero. Vendría el turno al torero local Cleiderman Méndez, quien se presentaba con los del castoreño ante las pastueñas y largas embestidas de «Montouro» el cual permitió el novel diestro se explayara en un trasteo preñado de inspiración y entrega en el percal y pañosa, lo que unido al unánime apoyo de los presentes hizo que su actuación llegara de lleno al tendido, a tal punto de solicitar el indulto al destacado ejemplar, merecido por demás, tras largo trasteo, el cual se concedió.

Cerró función del mismo modo el estreno con los piqueros del joven emeritense Andrey Paredes, quien pechó con el novillo más cuajado de la noche, dejando ver firmeza de pies y disposición al triunfo con capote y muleta, aun cuando ayuno de una técnica más depurada para sortear las embestidas de un utrero con exigencias como el que le correspondió. El espadazo tendido valió para la concesión de una estimulante oreja que sirve para allanar el serio camino que implica ser novillero.

Aviso de Responsabilidad

La Fundación Cultural Girón no se hace responsable por ninguna de las informaciones, opiniones o artículos publicados por nuestros colaboradores, ni por los conceptos vertidos en ellos por nuestros usuarios.

Publicidad

Defensa de la Fiesta
Asociación Internacional de Tauromaquia

Contador de Visitas

Hoy
Ayer
Está Semana
Semana Pasada
Este Mes
Mes Pasado
Todos los Días
1833
969
6236
14361
22551
51145
1817819

Predicción para Hoy
2088

5.66%
2.13%
1.48%
0.42%
0.04%
90.28%

Tú IP:54.82.81.154